El té amarillo es muy especial y proviene al igual que todos las variedades, del árbol del Té, La Camellia Sinensis, el cual es originario de China.

Procesado de forma parecida al té verde, pero con una fase de secado más corta, en la que las hojas húmedas se dejan reposar y amarillean. Este tipo de té es generalmente poco fermentado, de ahí que su apariencia y aroma sean diferentes a los del Té blanco o verde.

Los beneficios del té son múltiples, y éstos varían según el tipo de té del que estemos hablando. A pesar de que en general comparten sus propiedades digestivas y sus componentes antioxidantes.

El Té amarillo tiene un procesamiento intermedio entre el blanco y el verde, pues se obtiene por un breve proceso de fermentación frenado con calor seco. Esto determina el color de su licor y la textura característica del mismo.

Sus propiedades también son muchas. Encontramos propiedades digestivas, diuréticas y sus componentes antioxidantes, los cuales tienen una acción protectora de las células que impide su degeneración y su ataque por enfermedades como el cáncer.

El Té amarillo también ayuda a potenciar la capacidad de concentración, nos protege contra la caries por su alto contenido en flúor, mejora la visión de quien lo consume, ayuda a perder peso y es una infusión vigorizante. Además de aportar calcio, manganeso, hierro y fósforo. Igualmente, ayuda en la digestión de grasas animales.

Un poco de historia.

El término Té Amarillo, alude a los Tés de alta calidad servidos en la Corte Imperial. Este té se elaboró en origen por monjes budistas y taoístas y se basa en una larga tradición.

En Teabet, la opción número ¨21 - SHANGAI¨ combina el más exquisito Té amarillo de la región de GUANGDONG (proveniente del sur de China, cerca de Hong Kong), con mango, granada, bayas goji (fruta China similar a la cereza), grosellas, hibiscus, y flores de naranjo. Un manjar hecho Té.

Teabet - Explora tus sentidos.