Ingredientes:

  • 800 ml de leche
  • 30 gramos de té negro o el que más te guste, también puedes combinar distintos té que te hayan quedado
  • Cinco yemas
  • Cinco claras batidas a nieve
  • 200 gramos de miel de abejas
  • Cantidad necesaria de harina
  • Tres cucharadas de mantequilla
  • Media taza de azúcar

Preparación:

Para empezar, calienta la lecha hasta que hierva. Luego baja la temperatura e incorpora el té. Recuerda que la cantidad de té que puedes usar no es obligatoria. La idea es que pruebes con más o con menos, y mezclando diferentes tipos de té.

Mantén el hervor unos 4 minutos, luego cuela y agrégale tres cucharadas de cucharadas de harina y tres de mantequilla. Agrega la media taza de azúcar.
Deja la mezcla al fuego, revolviendo constantemente, hasta que espese y se despegue de la cacerola. Retira del fuego, agrega las yemas y las claras a nieve, revuelve nuevamente.

Cocina a baño maría en moldes enmantecados y con azúcar para que quede más delicioso, durante 10 minutos aproximadamente, en el horno fuerte.
Sírvelos apenas los saques del horno para que queden bien esponjosos, y a disfrutar.

Puedes acompañarlo con una salsa de chocolate negro o alguna salsa de arándanos, por ejemplo. Será un excelente postre para sorprender a tus invitados, muy fácil y que no te llevará más de 20 minutos. Así que, manos a la obra y anímate a este postre que todos conocen, pero con un toque especial.

Receta extraída de: Innatia (www.te.innatia.com)